Noticias

19/01/2021 - 11:56 General

El Centro Psicopedagógico de Tenerife ha iniciado el proceso de vacunación contra la COVID-19 de los profesionales y residentes del Centro Psicopedagógico en un ambiente cargado de emoción y esperanza.


El Servicio Canario de Salud ha administrado 142 las dosis entre los chicos y chicas con discapacidad intelectual que residen en el centro y todo el personal sanitario y asistencial que los atiende.

La jornada se ha vivido con emoción e ilusión al ver más cerca el fin de esta pandemia con la llegada de la vacuna. Así lo han manifestado usuarios y profesionales como Antonio Pérez, enfermero del centro de la Orden Hospitalaria, que apunta la importancia de este día y explica que se ha vacunado “por mí, por los chicos y chicas que atendemos, por los que van a venir y por aquellas personas que no tuvieron la oportunidad de vacunarse”. Por su parte José, uno de los residentes, ha expresado su deseo de que este proceso “se extienda por toda la Isla”.

 

15/01/2021 - 13:35 General

Marta Águila, enfermera del área de Medicina Interna del Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha sido hoy en la primera trabajadora del centro de la Orden Hospitalaria en recibir la vacuna contra la COVID-19.


Se inicia de este modo la primera fase del proceso de vacunación en el Hospital con 117 dosis suministradas por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, que se han administrado a otros tantos trabajadores siguiendo el orden establecido desde la Administración autonómica, según los criterios marcados por el Gobierno de España.

Desde que se declarara el estado de alarma, el 14 de marzo de 2020, el Hospital San Juan de Dios de Córdoba adoptó todas las medidas de seguridad e higiene pautadas por las autoridades sanitarias y mostró una estrecha colaboración con las mismas para establecer un frente común ante la pandemia de COVID-19 y convertirse en un hospital seguro para pacientes y trabajadores.

14/01/2021 - 07:21 General

Este trastorno del estado de ánimo está apareciendo en gran parte de la población, sobre todo en personas con menos recursos psicosociales y en los más expuestos a situaciones estresantes derivadas de esta crisis.

La crisis sanitaria y social derivada de la pandemia está poniendo de manifiesto un aumento en trastornos del estado de ánimo como la depresión en la población, especialmente entre el personal sanitario y entre personas con menos recursos psicosociales.

La depresión es un trastorno del estado anímico prolongado en el tiempo que llega a interferir en la vida cotidiana de la persona que la padece poniendo en riesgo su trabajo, sus relaciones sociales, e incluso su propia salud. Según la Organización Mundial de la Salud esta enfermedad, que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, está considerada como una de las principales causas de absentismo laboral, calculándose que en 2030 ocupe el primer puesto. “La depresión es un trastorno muy grave e incapacitante y aunque los síntomas a los que la asociamos son síntomas emocionales y suelen ser los que se tratan, afecta a otras áreas y conlleva síntomas motivacionales, físicos, interpersonales y cognitivos”, explica el psicólogo experto en neuropsicología del Hospital San Rafael, Samuel López Álamo.
Situaciones como la que estamos viviendo y que está generando un estrés prolongado, las pérdidas personales, traumas psicológicos, y otras situaciones vitales complicadas de asimilar pueden provocar el desarrollo de un cuadro depresivo. “Dadas las enormes limitaciones que implica la depresión, debemos poner el foco en todas aquellas personas que están en primera línea de lucha contra la COVID”, asegura López Álamo. “Es fundamental que nuestros profesionales cuenten con este apoyo para poder hacer frente al gran desafío al que se enfrentan y los efectos secundarios que conlleva el luchar contra el virus y las pérdidas que produce”.
Según el experto en neuropsicología del centro, en las personas con depresión se suele encontrar, entre otras alteraciones, algunas de las funciones cognitivas básicas como la atención, velocidad de procesamiento, memoria y funciones ejecutivas. También suelen encontrarse alteraciones en la capacidad de razonamiento y del pensamiento como las distorsiones cognitivas. “Este tipo de alteraciones afecta a la forma en que las personas con depresión interaccionan con su entorno, con ellos mismos y con su trastorno. Afecta a cómo toman decisiones y cómo afrontan su tratamiento. Es por esto que suele ser una de las principales causas de baja laboral”.
Esta situación no solo está afectando a los profesionales de la salud debido a la sobrecarga de trabajo y estrés que están viviendo, también afecta a las personas enfermas a cuya situación se añade la incertidumbre y el miedo provocado por la COVID-19: “Los síntomas cognitivos son altamente incapacitantes tanto por las limitaciones que conllevan en la vida de los pacientes, como la interferencia que producen en su tratamiento y en su recuperación”, comenta López Álamo. “Es también fundamental dar apoyo psicosocial a todos aquellos que han sufrido la pérdida de personas cercanas y que no han podido realizar un duelo adecuado, por las medidas que debemos adoptar en estas circunstancias”. 
Según el especialista del Hospital San Rafael, aunque el reconocimiento de la depresión entraña dificultades al no tener los síntomas habitualmente una manifestación física, existen ciertas claves que pueden ayudarnos: “Un estado anímico bajo o irritable, dificultad de concentración, agotamiento o la sensación de abandono, tristeza o melancolía pueden darnos pistas de que estamos ante un trastorno de este tipo”, asegura. “Esta enfermedad también puede desencadenar un aumento o pérdida drástica de apetito, apatía para realizar actividades habituales o dificultades para conciliar el sueño”.
El origen o la causa de la depresión es un aspecto poco claro y que implica enormes prejuicios sociales. Se ha aceptado que la depresión se puede producir por causas externas ambientales o por causas internas u orgánicas, pudiéndose desarrollar un trastorno depresivo por un problema ambiental o situación ambiental estresante, o por alguna alteración orgánica, pero “en definitiva tenemos que entender que es un trastorno del cerebro. La verdad es que no es un trastorno que dependa de nuestra fortaleza o debilidad personal, a pesar de que es una creencia popular muy extendida que implica un enorme prejuicio sobre las personas que lo padecen”, aclara el psicólogo.
Prevención de la depresión
El prejuicio social es una de las principales limitaciones del posible tratamiento de la depresión, ya que la mayoría de personas prefiere padecerla en silencio y no buscan ayuda profesional.
La mejor forma de luchar contra la depresión es la prevención. Por ello, en caso de detectar síntomas psicológicos que estén alterando nuestra vida diaria se recomienda acudir a profesionales que establezcan un diagnóstico y proporcionen la ayuda necesaria al paciente.

 

30/12/2020 - 12:05 General

Dejamos atrás el 2020, uno de los años más difíciles de este reciente siglo XXI. Queremos desearte que todo lo que tuviste que posponer este año, se haga realidad en el que ahora empieza. A 2021 le pedimos Salud y Futuro para todos. Nos encontrarás trabajando en eso cada día, como hasta ahora.

30/12/2020 - 12:00 General

El papel del colectivo enfermero durante la pandemia ha resultado fundamental para evitar la propagación de los contagios.


Los profesionales de enfermería del Hospital San Juan de Dios de Tenerife han recibido esta mañana el galardón que reconoce la contribución del colectivo de enfermería a los cuidados de las personas enfermas este año marcado por la pandemia de la COVID-19.

El presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Santa Cruz de Tenerife, José Ángel Rodríguez, ha entregado a la directora de enfermería del Centro, María Auxiliadora del Barrio, este premio que reconoce la labor desarrollada por los equipos de enfermería del Hospital San Juan de Dios desde que se desatara la pandemia, en marzo de este año. 

En la situación actual, la contribución de la profesión enfermera ha sido vital para combatir la propagación del virus, brindando atención y cuidados directos a pacientes hospitalizados y en UCI y participando activamente en otras intervenciones para proteger y mantener la salud y el bienestar de nuestros pacientes, asegura María del Barrio.

Con este reconocimiento, el Colegio Oficial de Enfermeros de Santa Cruz de Tenerife destaca el papel desarrollado por las enfermeras en la atención y cuidados de las personas, tanto en el ámbito de la gestión como en el asistencial.
 

28/12/2020 - 10:03 General

Carlos de Pablo-Blanco, responsable facultativo del área de personas con discapacidad intelectual ha publicado, junto a Mª José Rodríguez, responsable de centros y servicios del área de adultos de la Fundación Esfera de Leganés (Madrid) el libro “Discapacidad Intelectual”, una guía básica y general que recoge los aspectos más destacables relacionados con la discapacidad intelectual.

Como señala el coautor, “se describen los últimos enfoques, modelos y estrategias que actualmente se emplean en los servicios y recursos de atención a personas con discapacidad intelectual y cuyo impacto en la mejora de su calidad de vida se encuentra claramente contrastado”.

El texto se estructura de manera sencilla en tres bloques diferenciados de forma que permite un acercamiento progresivo a los aspectos más relevantes de la atención a las personas con discapacidad intelectual. En la primera parte se exponen contenidos introductorios de conceptualización, clasificación, principios de actuación y variables etiológicas. En el segundo bloque se recogen los procedimientos de valoración de necesidades y de planificación de apoyos más efectivas. Finalmente, en la última parte, se explican las cuestiones más relevantes en relación con  las alteraciones de conducta o los trastornos mentales que pueden aparecer en las personas con discapacidad intelectual. Todos los capítulos se ilustran con casos muy diferentes que permiten una visión amplia de una realidad tan heterogénea.

En el año 2004, los autores publicaron un primer libro y el último fue un manual práctico en el año 2010, ambos sobre discapacidad intelectual. “El contenido de este libro que se acaba de publicar -señala el psicólogo-, a diferencia de los anteriores, es más actualizado, ya que era necesario recoger los últimos enfoques y estrategias más recientes. También a diferencia de los anteriores, en este libro hemos utilizado una exposición menos técnica y bastante más sencilla”.

Esta sencillez en la exposición, hace que esta publicación sea más accesible a todos. Constituye una ayuda eficaz para aquellos profesionales (psicólogos, educadores, terapeutas, etc.) que desarrollen su labor como personal de apoyo con personas con discapacidad y también es un texto útil para toda aquella persona (estudiantes, familiares, etc.) con interés por  conocer de una forma actualizada la atención a las personas con discapacidad intelectual.

Mejora continua del modelo social

La elaboración de esta nueva publicación no surge por la existencia de nuevos paradigmas revolucionarios sino más bien del desarrollo y la mejora continua del modelo social de apoyos que surgió con la nueva conceptualización de la discapacidad en los años 90.

Para el autor, se trata de seguir recogiendo los cambios sociales y filosóficos que se siguen dando en la forma de percibir la discapacidad en la sociedad. Explica que inicialmente se fueron asimilando los principios de normalización, integración, autodeterminación y calidad de vida. Posteriormente, se integraron los conceptos y modelos de inclusión, autogestión, apoyo conductual positivo y planificación centrada en la persona. Ahora, en los últimos años, se han sumado nuevos conceptos y formas de apoyo tales como el apoyo activo o los enfoques centrados en la persona y la familia, todo ello desde una perspectiva más amplia en la que los Derechos de las personas con discapacidad son el eje principal de cualquier actividad en este ámbito de actuación.

“Trabajar con personas con discapacidad intelectual te aporta muchas cosas”

Para Carlos de Pablo-Blanco “son muchas las cosas que te aporta el trabajar apoyando a personas con discapacidad intelectual. A nivel personal aprendes a relativizar tus posibles problemas y los usuarios a  menudo son ejemplo de superación que además te dan muestras de un afecto y una aceptación incondicional. También es muy reconfortante trabajar con personas que se relacionan con mucha más franqueza y autenticidad que la que se da en las interacciones sociales habituales que están más sujetas a tantos convencionalismos. Trabajar específicamente con personas con trastornos de conducta te sirve así mismo, para ampliar tu intuición, tolerancia y paciencia; También desarrollas tu humildad pues con frecuencia te hacen de espejo de tus propios déficits y limitaciones”.

“A nivel profesional -añade- aprendes que las estrategias que habitualmente se utilizan con la población general no sirven con las personas con discapacidad. El personal de apoyo que trabaja en esta área, sea cual sea la categoría, ha de dominar sus competencias e ir un poco más allá. Es necesario saber adaptarlas a personas que pueden tener dificultades en el lenguaje o en la comprensión. De esta forma, los problemas se transforman en retos o desafíos mucho mayores y asumes que los objetivos se lograrán a más largo plazo. Sin embargo, por todo ello, la satisfacción cuando observas los resultados es mucho mayor. Es muy gratificante para todos los que trabajamos en el área de atención personas con discapacidad intelectual y problemas de conducta observar con la perspectiva del tiempo cómo ingresaron los usuarios en nuestro servicio y cómo se encuentran ahora”.
 

23/12/2020 - 08:06 General

Para prevenir el coronavirus, los adultos pueden emitir mensajes que inducen al miedo y que pueden incidir en que los niños se vuelvan desconfiados e inseguros ahora y en el futuro.

El Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) San Juan de Dios de Sevilla propone ofrecer a los más pequeños un contexto de lo que estamos viviendo en la situación de pandemia y dotarlos de herramientas proactivas y no reactivas, para evitar que crezcan y se desarrollen bajo la presión y el sometimiento del miedo.

La psicóloga del CAIT de la Orden Hospitalaria, Lucía Ponce, ha explicado que desde hace nueve meses la sociedad está viviendo una situación excepcional pero sostenida en el tiempo, y responsablemente, la población está  cambiando la forma de relacionarse socialmente porque así lo exigen las medidas de prevención para frenar el contagio de la COVID-19. Esto, también afecta a los niños, ya que “por ejemplo, ante un encuentro familiar, generalmente preparamos a los niños para que intenten evitar besos, abrazos, para que saluden con el codito o con el pie; intentamos instruirles para que cuando vea a esos familiares sea él o ella quien tome la iniciativa de mantener la distancia interpersonal”, explica Lucía Ponce. Sin embargo, al mismo tiempo que se hace esa preparación, hay que contextualizárselo alejando los mensajes de miedo, pues “hay que poner el foco el en la proacción, nunca en la reacción contra el miedo, es decir,  aquello de ‘si no te pones la mascarilla te va a pasar algo malo’ hay que desterrarlo del discurso y cambiarlo por un ‘todos nos ponemos la mascarilla porque entre todos vamos a acabar con el virus’, explica, indicando que la diferencia es sutil, pero fundamental para evitar que los niños de hoy se conviertan en adultos inseguros y desconfiados en el futuro.

La evolución y continuidad de esta pandemia está dejando ver comportamientos en algunos niños como dificultad a la hora de conciliar el sueño, irritación y malestar si no se pueden lavar las manos, incluso sensación de nerviosismo a la hora de salir a la calle. Esto puede venir como consecuencia de que el niño ha recibido mensajes erróneos y negativos. “El hecho de mantenernos en un estado de máxima alerta hace que nuestro cuerpo entero, cerebro, corazón, etc. estén sometidos a una tensión continua, y cualquier cosa que nos esté sucediendo en ese momento en nuestra vida se está procesando a ese nivel. Es por ello por lo que debemos evitar que en pleno desarrollo, los niños procesen las vivencias de este modo”, apunta.

Bajo la misma premisa, la psicóloga de San Juan de Dios expone que hay que explicarles a los niños porqué en algunos centros educativos o deportivos se está trabajando con grupos burbuja, porque de lo contrario se les puede estar enviando un mensaje de segregación: “hay que adelantarles que los llamados grupos burbujas son una forma de organización temporal para que, con el esfuerzo de todos los miembros de cada grupo, podamos salir de esta situación. Si no lo hacemos ellos pueden estar aprendiendo que las relaciones tienen que remitirse a un círculo único y pequeño, o que el de enfrente es malo, porque no está en mi grupo, contraponer los buenos-nosotros a los malos-ellos”.

Lucía Ponce explica que, efectivamente, nuestro modelo de relación está cambiando, ajustándose a las circunstancias de pandemia, y que esto podrá afectar a la forma de relacionarse de los pequeños si no les ofrecemos un contexto informativo positivo y de proactividad y dependiendo de cuánto dure esta adaptación que estamos viviendo en las relaciones sociales.

El lenguaje no verbal como compensación

En estos últimos nueve meses, los niños se han acostumbrado a vernos con mascarillas y, a partir de los seis años, a usarlas. Hay que tener en cuenta que los pequeños, desde muy pronto, hacen lecturas de las caras, de la información que les proporciona el gesto de un rostro. Ponce explica que los niños reconocen en el gesto de la cara de sus padres, profesores y adultos en general si, ante un comportamiento suyo, recibe aprobación o desaprobación, si lo ha hecho bien o mal. “Al llevar mascarilla, les estamos dando la mitad de la información de nuestro rostro, por lo que la interpretación se le antoja más difícil. Es básico para las relaciones sociales tener el feedback de nuestras acciones y el reconocimiento de las intenciones de quien tenemos en frente, y ambas cosas se ven en los gestos de la cara”, apunta.

Por ello, la psicóloga del CAIT San Juan de Dios propone a los adultos la amplificación de los mensajes mediante el uso del lenguaje no verbal con otros elementos del cuerpo: “si llevamos la mascarilla y estamos interactuando con ellos, podemos decirle verbalmente que estamos sonriendo, hacer gestos de alegría con los brazos o jugar con el tono de voz para hacerles llegar esas señales emocionales, bajándolo y hablando lento para tranquilizarles o imprimirle energía si queremos trasmitirle que estamos contentos”.

Igualmente, Ponce señala que, a la hora de reprimir un abrazo frente a un igual o familiar, hay que invitar al niño a expresar verbalmente su deseo de abrazar o besar al de enfrente, “tenemos que invitarlos a verbalizar el cariño con un ‘me encantaría darte un abrazo, pero es mejor protegernos ahora’. De esta manera estamos trabajando para que no haya ruptura entre el antes y el ahora”.

23/12/2020 - 07:35 General

Con los mejores deseos de salud, la Familia Hospitalaria os desea una Feliz Navidad.

17/12/2020 - 13:18 General

Se trata de una afección que cursa con la inflamación de los márgenes de los párpados y que puede presentarse con escozor en los ojos, lagrimeo, sensación de cuerpo extraño en el interior y formación recurrente de orzuelos.

En torno al 30 por ciento de la población padece blefaritis, una afección ocular que se caracteriza por la inflamación de los márgenes de los párpados, donde nacen las pestañas. Así lo afirma la oftalmóloga Mónica Suárez, del servicio de oftalmología del Hospital San Juan de Dios de Tenerife.

La blefaritis o inflamación del párpado puede producirse por diversos factores, ya que puede proceder de una infección, causas metabólicas o por la disfunción de las glándulas de Meibomio, que son aquellas que se encuentran en el borde interno del párpado y que producen la porción grasa de la lágrima. Se trata de una patología que puede también estar asociada a enfermedades cutáneas como la dermatitis seborreica, rosácea y la psoriasis.

La sintomatología de esta afección varía desde el enrojecimiento e inflamación crónico del borde libre de los párpados, escozor o sensación de tener dentro del ojo un cuerpo extraño, lagrimeo constante e incluso la formación de orzuelos recurrentemente. Además, la blefaritis suele ser una causa importante de ojo seco. Sin embargo, Suárez afirma que el 8 por ciento de los afectados no presentan ninguno de estos síntomas.

Para su detección y tratamiento, Mónica Suárez aconseja visitar al oftalmólogo si se presentan algunos de los síntomas descritos, para que pueda valorarse si se trata de este diagnóstico y qué tipo de blefaritis es: anterior, si involucra a las pestañas; o posterior, si afecta la glándula de Meibomio. Una vez diagnosticado, el paciente debe someterse a revisiones oftalmológicas entre dos y cuatro veces al año.

La recomendación de la oftalmóloga del San Juan de Dios con respecto a esta patología ocular se basa en la higiene palpebral, consistente en retirar todos los desechos bacterianos y detritus de la piel, las grasas y maquillajes de pestañas y del borde libre de los párpados. Esta limpieza ha de realizarse con un champú neutro o de niños o uno específico para los párpados y retirar el material depositado sobre las pestañas con gasas estériles.

El servicio de oftalmología del Hospital San Juan de Dios de Tenerife, compuesto por 10 oftalmólogos, atendió el pasado año 7.848 consultas.

15/12/2020 - 12:46 General

El Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) del Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha superado el proceso de certificación de calidad nivel Óptimo de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). El centro ha obtenido el 85,54 por ciento de grado de cumplimiento global de los 83 estándares que se medían por el organismo regional y se convierte así en uno de los cinco centros andaluces que obtienen esta consideración, tres de ellos de San Juan de Dios.


El informe de evaluación de la ACSA destaca como fortalezas la valoración que las familias realizan del centro en la que destacan “el trato, familiaridad, cercanía y profesionalidad en el desempeño del trabajo. Las familias consideran al centro como un apoyo fundamental para el desarrollo de sus hijos e hijas”. En este sentido, también se pone de relieve la Escuela de Padres como estrategia de apoyo a las familias, así como el papel que juega esta para el CAIT, al considerarse agente activo en la intervención terapéutica de los menores.

No en vano, como afirma la coordinadora del CAIT, Laura Casares, además de la detección precoz, lo más importante en el tratamiento de los niños y niñas con trastornos en el desarrollo o riesgo de padecerlo es la intervención familiar. “Es fundamental que las familias estén dentro de las sesiones y se comprometan a trabajar con nosotros, pues eso es algo que se traslada a la evolución del menor”. Casares, que se ha mostrado muy satisfecha con la obtención de esta acreditación, ha destacado el esfuerzo del equipo por ofrecer una atención de calidad a los más de 400 niños que reciben tratamiento en sus instalaciones.

Por su parte, el director gerente del Hospital cordobés, César Téllez, subraya que la obtención de esta certificación va en sintonía conla estrategia global del centro y de su apuesta por ofrecer una atención integral al paciente con cotas de calidad e implicación elevadas “en la línea de humanización que nos caracteriza”.

Innovación y gestión de equipos

Al margen de la implicación familiar, otra de las fortalezas que se señala en el informe evaluador es la “potente aplicación informática” que tiene instalada el CAIT y que le permite “gestionar eficazmente la intervenciuón con el menor y su historia clínica, favoreciendo la gestión documental y la trazabilidad de las actuaciones realizadas”.
Asimismo, el desarrollo de estrategias de gestión del conocimiento entre los profesionales del centro y su participación en la toma de decisiones, así como “el nivel de implantación y alcanza de las actividades de mantenimiento de las instalaciones impacta positivamente en el nivel de confort del servicio que prestan”.

Actualmente, existen 31 centros de atención temprana acreditados por la ACSA en Andalucía, con una media en el grado de consecución de los estándares del 68,76 por ciento, de los que solo 5 cuentan con el nivel óptimo de calidad, el más elevado concedido hasta el momento.

El CAIT del Hospital San Juan de Dios de Córdoba lleva casi 15 años atendiendo a niños de entre 0 y 6 años con trastorno en el desarrollo o riesgo de padecerlo. Desde su puesta en marcha, el centro ha atendido a 1.765 niños y se ha sometido a varias ampliaciones y reformas con el objetivo de mejorar sus instalaciones y conseguir la integración en el medio familiar, escolar y social de los más pequeños para favorecer al máximo su autonomía personal, por medio de una atención personalizada, integral e integradora.

Un equipo multidisciplinar que incluye medicina rehabilitadora, fisioterapia, logopedia, psicología y pedagogía aborda trastornos leves y moderados en el desarrollo e interviene sobre las cuatro áreas del desarrollo (social, cognitiva, motora y del lenguaje). De este modo, el CAIT del San Juan de Dios atiende diversas patologías como el trastorno del espectro autista, trastorno del lenguaje, parálisis cerebral infantil, retraso madurativo, diversos trastornos motores y algunas enfermedades raras, entre otras.

 

11/12/2020 - 09:10 General

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios estrena un scape room virtual, ‘Operación Madriguera’, para sensibilizar a los jóvenes sobre la pobreza energética, los desahucios o el sinhogarismo a través de su área de Desarrollo Solidario y Obra Social.

La “Operación Madriguera” convertirá a los jóvenes en detectives. Con las pistas e instrucciones del juego, tendrán que resolver el misterio de un robo con la colaboración de unos protagonistas que viven en primera persona la pobreza energética, los desahucios o el sinhogarismo.

Es un juego online gratuito para móvil para un mínimo de 3 integrantes por equipo, que puede jugarse con la familia y amigos incluso en la distancia tan solo con acceder a la web de la campaña “La vida misma" (https://www.lavidamisma-sjd.org/)

Para avanzar en el juego y resolver las pruebas, los jóvenes deberán sensibilizarse con las situaciones de los protagonistas que les darán las pistas para avanzar en el juego al tiempo que hablan sobre las situaciones de empobrecimiento de los personajes y reflexionan sobre la inmigración, la pobreza oculta o la feminización de la misma, y sobre uno de los principales derechos humanos: el derecho a la vivienda.

Es un juego diseñado también para utilizar en los centros escolares de secundaria, a los que se les ofrece materiales educativos complementarios sobre las temáticas expuestas.

Un juego que forma parte de la campaña ‘La vida misma’

Para organizar una partida, solo hay que entrar en el portal de la campaña ‘La vida misma’ (https://www.lavidamisma-sjd.org/), un proyecto estatal de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que comenzó en 2018 con el objetivo de dar a conocer la realidad de las personas que se encuentran en situación de exclusión social y promover actitudes positivas de la sociedad hacia este problema. La campaña consistió en una exposición itinerante y diversos materiales de sensibilización sobre la exclusión social. El programa ha sido subvencionado con cargo al 0,7% del IRPF: otros fines de interés social.

Objetivos de Desarrollo Sostenible: la base de un futuro mejor

La pobreza y la exclusión en muchas ocasiones pasa de generación en generación y pueden llegar a ser crónicas, lo que puede repercutir directamente en riesgo de enfermedades. Concienciar y sensibilizar a la sociedad es la mejor estrategia preventiva a medio y largo plazo.

Con este juego se trabajan muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: el fin de la pobreza, la igualdad de género, la energía limpia y asequible, el trabajo digno y el crecimiento económico, la reducción de las desigualdades y las ciudades y comunidades sostenibles. Y lo hacemos con el primer paso: la sensibilización de quienes serán nuestro futuro.

10/12/2020 - 07:07 General

Los Servicios Sociales de San Juan de Dios en Sevilla y Mercadona han renovado su acuerdo mediante el que el supermercado donará diariamente alimentos de primera necesidad a la Orden Hospitalaria para el comedor social de la calle Misericordia, que actualmente entrega diariamente menús a sus usuarios y lotes de alimentos a las familias.

Mercadona viene prestando esta colaboración al comedor social San Juan de Dios desde hace tiempo, y la firma de este acuerdo viene a reforzar los lazos entre ambas instituciones en su compromiso de atención a familias que atraviesan una situación de vulnerabilidad, pobreza o exclusión social.

El Comedor Social recibirá de Mercadona productos fundamentalmente frescos muy necesarios, ya que, generalmente, las campañas de donaciones proveen al comedor de alimentos no perecederos, lográndose almacenar conservas, leche y legumbres, quedando al descubierto los alimentos frescos. Con esta iniciativa, se resuelve buena parte de estas carencias, algo fundamental en dispositivos sociales que ofrecen programas de garantía alimentaria.

El director de los Servicios Sociales de la Orden Hospitalaria, Ignacio Romero, ha expresado su gratitud ante esta iniciativa, porque “para la sostenibilidad de nuestros programas sociales y poder seguir ayudando a quienes más lo necesitan es fundamental contar con el compromiso de grandes empresas como Mercadona. En nuestra estrategia de búsqueda de recursos es una prioridad ir estrechando lazos con la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas y firmas como las de este convenio son un paso en la buena dirección, con el objetivo último de seguir mejorando la calidad de vida de las personas en situación de pobreza o exclusión social.”

El Comedor Social es uno de los programas que se ofrecen en los Servicios Sociales San Juan de Dios de la calle Misericordia, en Sevilla, y está destinado a personas que se encuentran en situación de exclusión social o riesgo de estarlo. Desde que abriera sus puertas, hace ahora una década, el centro ha ido diversificando sus programas de asistencia, sumando el de entrega de alimentos a familias, ropería, duchas, peluquería.

Desde octubre a esta parte, los servicios de comedor y entrega de alimentos han visto triplicada su demanda, que sigue creciendo cada día como consecuencia de la crisis socio-económica desatada a raíz de la pandemia.
 

04/12/2020 - 13:49 General

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha visto incrementado en un 33 por ciento el número de voluntarios jóvenes que se han sumado a esta actividad social transformadora desde que comenzara la pandemia hasta ahora.

El responsable de Voluntariado de la Provincia Bética, Carlos Hernández, ha explicado que “el Estado de Alarma derivó en una restricción de movimientos que no ha logrado frenar compromiso social de miles de personas que han brindado su apoyo y solidaridad a las personas que más lo necesitan, aunando generosidad y empatía, y pasando a la acción para contribuir a mejorar situaciones adversas”. Precisamente, las personas que en mayor medida han mostrado interés por ejercer el voluntariado en San Juan de Dios desde marzo hasta ahora son las que pertenecen al grupo de edad entre 18 a 40 años.

En los últimos seis meses, este grupo etario ha pasado de representar un 27 por ciento del total de voluntarios, a un 36 por ciento. El responsable de Voluntariado de la Orden ha valorado este dato con mucha satisfacción, “muchos jóvenes se han sentido conmovidos y motivados a sumarse a nuestra acción voluntaria. Adquirir el compromiso de querer cambiar el mundo desde la acción voluntaria es una muestra de que la juventud participa, se implica, es sensible, solidaria y comprometida, lo que se traduce en un muy buen síntoma a nivel de comunidad”.

El mayor crecimiento en voluntariado joven se ha producido en los centros san Juan de Dios de Ciempozuelos, Málaga, Sevilla, Jerez y Granada, donde la Orden Hospitalaria tiene diversos dispositivos sociales, sanitarios y sociosanitarios.

En este tramo de edad, al llegar a la Orden, las personas voluntarias han manifestado su disponibilidad a sumarse a la actividad voluntaria donde más necesaria fuera su colaboración, aquellos programas en los que la demanda y la necesidades sociales han crecido en estos últimos meses, como los de urgencia social y garantía alimentaria, es decir, todos aquellos relacionados con la entrega de alimentos, ya sea en lotes para las familias o en forma de menú diario para los adultos que acuden a los centros y comedores sociales de la Orden; o con la entrega de prendas y enseres de necesidad en las roperías. También se ha producido una gran participación en los programas de sensibilización y el de acompañamiento telefónico a personas mayores.

La importancia de ayudar a cualquier edad

A pesar de que este año ha tenido que reinventarse para continuar su actividad afrontando las medidas de prevención y seguridad propias de la pandemia, el voluntariado de la Orden Hospitalaria se ha mantenido activo en todas sus franjas de edad.

Las personas voluntarias mayores de 65 años, que representan un tercio del total, al ser consideradas sanitariamente personas de riesgo, no han podido acceder a los centros para continuar prestando su ayuda presencialmente. Sin embargo, en esta adaptación que la sociedad ha sufrido en muchos ámbitos, sí que han podido realizar su labor de acompañamiento gracias a las nuevas tecnologías, bien por teléfono o por videoconferencia. Además, han participado activamente en gestiones telefónicas de programas de urgencia social y garantía alimentaria, como la organización y gestión de citas de usuarios de la Obra Social, e incluso en la captación de fondos y recursos.

Carlos Hernández ha expresado el agradecimiento de la Orden hacia todo su Voluntariado, poniendo énfasis en su cercanía, “no han dejado de estar presentes donde más se les ha necesitado. Hemos sentido su fuerza transformadora y admirable espíritu de servicio en favor de las personas y los colectivos más desfavorecidos, compartiendo la solidaridad de muy diferentes maneras, incluso en los pequeños gestos. Si ellos no hubiesen estado ahí, las consecuencias habrían sido mucho peores”.

Ahora, somos más y más fuertes

Antes de la COVID-19, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios contaba con 1.165 personas voluntarias, y tras nueve meses, son 1.371 los voluntarios que participan activamente en 80 programas de ayuda y atención social en Andalucía, Extremadura, Canarias y Madrid. Esto supone un incremento de casi el 17 por ciento desde principios de 2020 hasta ahora.

“Esta suma de esfuerzo y compromiso se ha hecho aún más patente en los peores momentos de la pandemia. Lejos de apartar la mirada, han entendido que la solidaridad es el gran reto que tenemos por delante y han contagiado ese compromiso transformador solidario a su alrededor. Un motivo más de celebración en un día como hoy, en el que festejamos el Día Internacional del Voluntariado”, ha explicado Hernández.

 

03/12/2020 - 08:53 General

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en España empleó el pasado año a más de 340 personas a través sus cinco Centros Especiales de Empleo (CEE), que se encuentran en Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Almacelles (Lleida), Ciempozuelos (Madrid), Sant Boi de Llobregat (Barcelona) y Valladolid.

La integración socio-laboral es una de las premisas con las que la Orden Hospitalaria lleva a cabo su labor en todos sus centros y dispositivos de atención a la discapacidad, que actualmente son 27 en todo el país. El responsable de inserción socio-laboral del Centro San Juan de Dios de Valladolid, Alberto Pascual, explica que “El empleo supone un punto de apoyo importante para el acceso a la autonomía por parte de las personas con discapacidad, pues la experiencia nos dice que mejora su autoconcepto, aumenta su responsabilidad y su autonomía personal, algo que afecta de manera directa al estado emocional de la persona”.

Los ámbitos de empleabilidad de la Orden Hospitalaria para las personas con discapacidad abarcan desde la jardinería, la limpieza, lavanderías industriales, actividades de envasado alimentario, venta y distribución de frutas y verduras, hostelería, talleres ocupacionales y gestión de residuos.

La Orden tiene dos lavanderías industriales que se encargan de la desinfección y limpieza de la ropa de muchos de sus hospitales y de otras instituciones. Una está ubicada en el CEE de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) y la otra en Ciempozuelos (Madrid). Prácticamente el cien por cien de los empleados son personas con discapacidad, capaces de sacar adelante 4.700.000 kilos de ropa cada año, procedentes de ocho hospitales de diferentes puntos de España y tres centros asistenciales, todos de la Orden Hospitalaria.

El responsable del CEE de Ciempozuelos (Madrid), el hermano Germán Moreno, fue el precursor de estos centros en Andalucía y Madrid. Por su experiencia, de más de 15 años al frente de la integración laboral de las personas con discapacidad, expone que “Desde el momento en que consideramos que todas las personas tienen el derecho al trabajo, no podemos ni debemos excluir a las personas con discapacidad. Muchos de nuestros trabajadores, por la dificultad de encontrar trabajo remunerado en el mercado laboral, han conseguido realizarse profesionalmente en nuestros centros y cumplir con sus expectativas, como cualquier persona”. Pascual añade que “La respuesta de estas personas es notablemente satisfactoria no solo por el acceso al mundo laboral, sino también por el desarrollo de acciones concretas en las que descubren capacidades y competencias”.

El trabajo productivo beneficia a la persona en sí misma, la dota de herramientas en su entorno social y beneficia a la propia comunidad en tanto que la dota de servicios y hace visible a este colectivo como cualquier otro capaz de desarrollar una labor con profesionalidad y calidad. Alberto Pascual explica que actualmente hay una evolución positiva en la implicación social para integrar a estas personas, tanto por parte de las administraciones, como por parte de la empresa privada y los centros especiales de empleo, agentes imprescindibles para la evolución hacia la normalización. Sin embargo, el hermano Germán Moreno hace una llamada de atención sobre la necesidad de ofrecer soluciones y alternativas laborales a personas cuyas necesidades limiten en mayor medida sus itinerarios laborales: “La sociedad sigue teniendo una deuda con estas personas a la hora de acomodar contratos laborales a los servicios que estas pueden prestar”.

La atención a la discapacidad, una prioridad de la Orden Hospitalaria

La atención a la discapacidad es una de las tareas fundamentales de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios desde que naciera hace casi cinco siglos en Granada.

En total, durante el año 2019, la Orden registró 787.128 estancias de personas con discapacidad en sus centros.

Actualmente, en España la institución cuenta con 27 centros y dispositivos dedicados a la atención a personas con discapacidad, de los que 10 son colegios que ofrecen 778 plazas a niños y niñas con necesidades especiales. Además, cuenta con siete centros de Atención Temprana en España. Solo en Andalucía, trabajan con 1.500 niños y niñas de entre 0 a 6 años con dificultades en el desarrollo o riesgo de padecerlas en cuatro de estos centros.

Entre los 12 centros residenciales para personas con discapacidad, se cubren 2.222 plazas. Estos residentes y usuarios de las unidades de día, participan en talleres ocupacionales de los que, el año pasado, se ofertaron 829 plazas.

Además, desde la Fundación Juan Ciudad y la oficina Hospitality Europe, los centros de atención a la discapacidad de San Juan de Dios participan en proyectos de carácter europeo para promover la integración real y autonomía de personas con discapacidad intelectual, como los programas LETITBE y Me Capacita, que cuentan con la colaboración de la Fundación Vodafone España y que impulsan la tecnología como elemento transformador en la vida de las personas con discapacidad; o el programa BEWATER que ha desarrollado una metodología transdisciplinar para trabajar con el alumnado con discapacidad intelectual en un entorno acuático.
 

30/11/2020 - 12:35 General

El servicio de UCI del Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha resultado finalista de los premios ‘Best in class 2020’ en la categoría de Mejor proyecto de Humanización de la Asistencia Sanitaria. Estos reconocimientos están promovidos por Gaceta Médica y la Cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos.

La concesión de los premios, según recoge la propia entidad organizadora, se basa en la puntuación obtenida por los candidatos con el Índice de Calidad Asistencial al Paciente (ICAP), que se establece a partir del análisis multivariable de los datos recogidos en los cuestionarios de autoevaluación cumplimentados por los hospitales y centros de atención primaria a través de la web de la publicación sanitaria.

La Cátedra de Innovación y Gestión Sanitaria de la Universidad Rey Juan Carlos y las distintas sociedades científicas colaboran dando rigor e independencia al sistema de evaluación de la calidad asistencial.

Los ganadores, que se conocerán el próximo 17 de diciembre en una gala virtual, reciben un diploma acreditativo y formarán parte de la Guía de los Mejores Hospitales y Servicios Sanitarios que se edita anualmente desde Gaceta Médica.

Compromiso con la Humanización

Aunque la humanización es una constante en la filosofía de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la UCI del Hospital cordobés ésta ha alcanzado grandes cotas con proyectos como ‘Paseos que curan’; la apertura a familiares las 24 horas para que acompañen a los pacientes o la utilización de una app para promover el agradecimiento entre los compañeros y mejorar así el entorno laboral.

En este sentido, esta unidad cuenta con varios reconocimientos, como el premio al mejor póster presentado en el 7º Congreso de Rehabilitación en Cuidados Críticos del Hospital Johns Hopkins, al proyecto ‘Paseos que Curan’ o sendos Premios de la Fundación Hospital Optimista a mejor servicio sanitario.
 

26/11/2020 - 09:30 General

La gripe estacional es una de las enfermedades de mayor contagio entre los niños menores de 5 años y entre ellos y los adultos, la transmisión se puede producir de forma vertiginosa. Así lo ha asegurado el servicio de pediatría del Hospital San Juan Grande, gestionado a través de Grupo IHP.

A pesar de que al llegar el invierno, los catarros o la bronquiolitis son las enfermedades más escuchadas cuando se habla de niños, la gripe es la enfermedad que tiene mayor tasa de contagio entre los niños. Entre los 0 y 6 meses, los bebés mantienen la protección por inmunidad transferida de la madre, inmunidad que a partir de ese momento va decayendo. Es por este motivo por el que los expertos en salud infantil del Hospital San Juan Grande recomiendan, tras priorizar la vacunación en los grupos de riesgo, que se vacune también a los niños. El director médico de Grupo IHP, Alfonso Carmona, explica que su equipo “lleva años participando en el desarrollo de vacunas antigripales, últimamente las tetravalentes, con un resultado muy bueno en cuanto a eficacia y poca reactogenicidad. Más aún, en la campaña de vacunación del año pasado doblamos nuestro porcentaje de cobertura”.

1 de cada 7 niños muere por gripe o neumonía en el mundo

La gripe infantil sigue cobrándose vidas en el mundo. Así lo afirma un estudio científico publicado por la prestigiosa revista médica ‘The Lancet’, que recogió datos de 195 países. Afortunadamente, en este estudio también se revela que entre 1990 y 2017, las muertes en el mundo a causa de enfermedades respiratorias se han reducido en un 65 por ciento.

Sin embargo, en estos momentos de pandemia, la recomendación de la vacunación frente a la gripe en estos mejores de 5 años también se hace fundamental a la hora de descartar patologías propias del invierno, gripe o incluso COVID-19.
La gripe es una infección que penetra a través de la nariz y la garganta y en ocasiones llega a los pulmones. Con frecuencia, los niños que la presenten tendrán una fiebre de 37.8 ºC o superior además de dolor de garganta o tos. Otros síntomas posibles pueden ser escalofríos, dolor muscular y de cabeza, secreción nasal, cansancio o sensación de enfado, diarrea y vómitos.

Tal como afirma el grupo pediátrico del San Juan Grande, ante las similitudes que existen en la sintomatología de todas estas enfermedades, es difícil discernir cuál es la que presenta el niño, por lo que se llega al diagnóstico más por el descarte que por otro medio. De ahí la importancia de la vacunación.

Cómo atender a un niño con gripe

La primera recomendación es que los padres o familiares que cuiden del menor lo hagan tomando las medidas de prevención que la COVID-19 ha dejado en la sociedad: limpieza de manos frecuente y uso de mascarilla.

En cuanto al niño, hay que evitar abrigarlo con mantas o más ropa, aún si presentara escalofríos, ya que esto podría impedir que la fiebre bajara o, incluso, subirle la temperatura aún más. Por tanto hay que procurarle una capa liviana de ropa y una manta fina para dormir. La habitación donde descansar el pequeño debe mantener una temperatura neutra, ni demasiado calurosa ni demasiado fría.

Los baños de agua tibia y con esponja ayudan a bajar la fiebre, sobre todo si ya se está medicando. No es beneficioso utilizar baños fríos ni friegas con alcohol, ya que provocan temblores y empeoran el estado del niño.

Si no presenta apetito, es mejor no obligarlo a comer y procurarle una alimentación blanda e ingesta frecuente de líquidos.

23/11/2020 - 13:36 General

Ante las medidas preventivas frente a la COVID-19, este año no se podrá visitar el belén ni se celebrará el tradicional rastrillo, por lo que el centro de El Lasso ha optado por una campaña digital de recaudación de fondos.

La Ciudad San Juan de Dios de Las Palmas de Gran Canaria ha puesto en marcha ‘Ayúdanos a dibujar una sonrisa’, una campaña navideña de recaudación de fondos con la que pretenden seguir haciendo frente a las necesidades de sus usuarios de la Obra Social en esta etapa en la que, por motivos de prevención frente a la COVID-19, no se podrán celebrar los tradicionales actos navideños.

‘Ayúdanos a dibujar una sonrisa’ aglutina varias acciones solidarias, pero principalmente, se centra en la acción solidaria digital, en redes sociales de la Orden y en la web del centro. El gerente del centro, Lorenzo Esma, ha explicado que “la sociedad grancanaria es, y ha sido siempre, un apoyo fundamental para que desde la obra social podamos dar continuidad a la atención a las personas y familias que más nos necesitan”. A raíz de las restricciones propias de la pandemia, este año la Ciudad no expondrá su tradicional y reconocido belén, como tampoco celebrará el rastrillo solidario, dos actividades donde los visitantes hacían buena parte de las aportaciones para esta causa. Por eso, continua el gerente, “teniendo en cuenta que, lejos de menguar, las necesidades que presentan nuestros usuarios están creciendo, también por las circunstancias socio-económicas que nos está dejando este virus, hemos querido hacernos visibles aprovechando los recursos digitales para poner en primer plano a esas familias que no lo están pasando nada bien, y a las que desde aquí ayudamos gracias a vuestra solidaridad”.

Aunque este año no habrá belén visitable, el centro ya ha ideado una visita virtual por el mismo a través de un vídeo que están grabando del mismo. A partir del 8 de diciembre, podrá verse en la web de la Ciudad. Por otra parte, el centro ha repartido huchas recaudatorias para esta campaña por 100 establecimientos comerciales, donde podrá colaborar quien lo desee al realizar sus compras navideñas. Y para quien quiera hacer su aportación de manera digital, puede hacerlo a través de la web  https://hsjdlaspalmas.sjd.es/solidaridad-las-palmas o mediante el código Bizum 01331.

Lo recaudado por la Obra Social de San Juan de Dios en el centro se destina a proyectos concretos, como son las plazas becadas en la Escuela Infantil y la residencia y becas para el transporte y comedor, dotación para el control postural, garantía alimentaria, taller de arte terapia, programa de granja y vivero y sesiones de rehabilitación. En total, el pasado 2019 la obra social recaudó 646.464,50 euros, de 227.028,42 procedieron de las tradicionales campañas; 153.273,41 de las aportaciones de bienhechores; 158.418,26, de donaciones en especie; y 107.744,41 € de donaciones puntuales.

Además, en cooperación internacional, se enviaron dos contenedores a países en vías de desarrollo con 25.339 Kg productos de primera necesidad y 20.479 euros ayuda humanitaria.

Este año, la crisis derivada de la COVID-19 azota a un gran número de familias, lo que se traduce en una necesidad mayor y en el incremento de ayudas que se están ofreciendo desde la Obra Social del centro. “Por ello, confiamos en que nuestra campaña navideña reciba la solidaridad de nuestros vecinos y vecinas que conocen muy bien el destino de nuestros fondos y nuestro modelo de atención  hacia las personas que atraviesan situaciones de vulnerabilidad”, concluye Esma.

18/11/2020 - 09:49 General

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe está centralizando el envío de ayuda humanitaria a  centros de la Orden en África que están siendo muy castigados por la actual pandemia.

El Hospital San Juan de Dios del Aljarafe ha mantenido activa el área de cooperación internacional durante la actual pandemia, para poder seguir atendiendo las necesidades de alimentos y material sanitario que tienen los hospitales de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en el continente africano.

Para poder organizar el envío de ayuda humanitaria, con las actuales restricciones y complicaciones existentes a nivel logístico, se ha establecido una estrecha colaboración entre los centros pertenecientes a la Orden en la Provincia Bética desde sus respectivas Obras Sociales, a través de la cual, hacer posible esta labor.

“La dificultad actual para recaudar fondos con eventos benéficos o realizar campañas de recogida de alimentos y otros materiales, ha hecho que esta fórmula de colaboración entre los centros de la Orden en la Provincia Bética, nos ayude a cubrir las necesidades que nuestros Hermanos nos reportan desde África y con conocimiento de la  ONG Juan Ciudad y que un solo centro no puede asumir en las actuales circunstancias”, explica el hermano José Cárdenas, Superior del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe.

La cooperación internacional está muy consolidada en este centro hospitalario. Desde el Aljarafe parten cada año dos o tres contenedores de ayuda humanitaria a África. “El pasado mes de mayo enviamos el último convoy con suministros sanitarios y alimentos a Togo. En estos momentos, estamos recepcionando todos los insumos y lotes de alimentos que partirán próximamente para Liberia, uno de los países africanos más castigados por la COVID-19.”

La situación en Monrovia (Liberia), donde la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios cuenta con un Hospital General y que fue fuertemente devastado por una guerra civil, brote de Ébola y ahora afectado gravemente con la pandemia de COVID-19. “Es por esto que nos vemos en la necesidad de ayudarles, a pesar de la situación de crisis pandémica y económica que sufrimos
este año”, concluye Cárdenas.
 

06/11/2020 - 13:28 General

El hermano Superior General, Jesús Etayo, ha informado a las tres Provincias españolas mediante una carta de que la Asamblea Provincial para la constitución de la Provincia San Juan de Dios de España será del 16 al 18 de marzo de 2021 en Granada, bajo el lema “Avanzando en la Hospitalidad que nos une”.

 

En dicha Asamblea se proclamará la constitución canónica de la Provincia de España de acuerdo al artículo 78a de las Constituciones de la Orden y el nombramiento del Superior Provincial y los Consejeros Provinciales de acuerdo al artículo 95b de los Estatutos Generales de la Orden.

En su carta, el hermano Etayo ha explicado que "Desde que se inició el proceso de unificación se ha trabajado mucho y seguramente queda mucho por hacer. Pero llega el momento de dar el paso para que, caminando como una sola Provincia, la Orden siga creciendo en España, practicando la hospitalidad evangélica al estilo de San Juan de Dios". 

Ante la incertidumbre sobre la evolución de la COVID-19 en España, el Superior General ha indicado que, estando más cercano al acontecimiento, se informará sobre la modalidad de celebración de la asamblea, que podrá ser presencial, semipresencial o virtual.

28/10/2020 - 13:52 General

El equipo multidisciplinar del área de rehabilitación y fisioterapia del Hospital San Rafael de Granada ha atendido en lo que va de 2020 a un 27 por ciento de pacientes que han sufrido esta enfermedad cerebrovascular.

El Hospital San Rafael, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Granada, ha atendido a través de su área de rehabilitación y fisioterapia a un 27 por ciento de pacientes en lo que va de 2020 que han sufrido un ictus, de los que un 80 por ciento han necesitado tratamiento rehabilitador.

La rehabilitación precoz en pacientes que han sufrido un ictus resulta clave para minimizar los déficits o discapacidades experimentadas por el paciente contribuyendo y facilitando su reintegración social y su autonomía. Un proceso activo que requiere la colaboración y capacidad de aprendizaje tanto del paciente como de su familia. “Esta especialidad se encarga de intentar recuperar al máximo las funciones motoras y sensitivas que se han visto alteradas en estos pacientes de una manera aguda y repentina afectando bruscamente a su forma y calidad de vida previas”, explica la especialista en medicina física y rehabilitadora del Hospital San Rafael, Sofía Ceres.

Desde el área de rehabilitación del Hospital San Rafael se llevan a cabo diferentes programas que consisten fundamentalmente en la aplicación de determinadas técnicas de terapia física y terapia ocupacional, -según el tipo y grado de afectación-, que se pueden utilizar aisladamente o en combinación con otras técnicas. No obstante, es siempre necesaria una atención multidisciplinar ya que estos pacientes precisan ser atendidos por un equipo médico que controle su patología y factores de riesgo, y evalúe periódicamente los cambios que se van produciendo. “En nuestro equipo trabajan codo con codo médicos, fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, que realizan cada día con el paciente su trabajo técnico específico encaminado al mayor restablecimiento posible de las funciones alteradas” comenta Sofía Ceres. “También resulta de gran importancia en el equipo la presencia de neuropsicólogo y logopeda, ya que en la mayoría de casos encontramos alteraciones cognitivas, psicológicas y del lenguaje”.

En este sentido, la evaluación previa del paciente es imprescindible para conocer qué funciones se han visto afectadas y para desarrollar una atención completamente personalizada. Así, en función de los datos obtenidos se diseña un programa de rehabilitación específico para cada paciente, teniendo en cuenta factores importantes como edad, limitaciones previas u ocupación. “Tras la exploración física del paciente a nivel de funciones sensitivas, motoras o de coordinación, se valora el tiempo y la forma en que ha evolucionado hasta el momento y utilizamos escalas numéricas que informan del rango de fuerza muscular y autonomía del paciente” expone la especialista del Hospital San Rafael.

Según los expertos, habitualmente entre el primer y el tercer mes la recuperación funcional suele ser mayor y no es hasta el sexto mes cuando se produce cierta estabilización del cuadro. En el caso del lenguaje y el equilibrio, estos pueden seguir mejorando hasta transcurridos 2 años. Sin embargo, hablar de un tiempo preciso de recuperación en este tipo tan diverso de pacientes resulta difícil, ya que el modo y porcentaje de recuperación es distinto para cada paciente. “Hay casos de ictus que afectan a territorios muy pequeños del cerebro que apenas tienen repercusión funcional y se recuperan rápidamente, -a veces, como en el caso de los accidentes isquémicos transitorios se recuperan espontáneamente- y otros muy extensos que provocan grandes disfunciones que en muchos casos van a condicionar secuelas”, cuenta Ceres.

El Hospital San Rafael cuenta con un amplio y consolidado equipo compuesto de profesionales de la fisioterapia, médicos especialistas en medicina física y rehabilitadora, neuropiscólogo, logopeda y terapeuta ocupacional para garantizar la mejora continua de los pacientes que han sufrido esta enfermedad.

21/10/2020 - 12:30 General

El Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha recibido la Medalla de la Ciudad de Córdoba por “los valores de solidaridad y trabajo en beneficio de los ciudadanos”que ha demostrado en los 85 años de historia del centro en Córdoba, según reza en el acuerdo plenario del 30 de julio en el que se acordó esta distinción.


Durante la ceremonia de entrega, que ha tenido lugar en el Gran Teatro, el Superior del centro, Isidoro de Santiago O.H., ha agradecido al Ayuntamiento y a la ciudad de Córdoba la concesión de la Medalla, en nombre de la Comunidad de Hermanos, y ha destacado que “nos anima a seguir dando lo mejor de nosotros en favor de los ciudadanos y ciudadanas cordobesas”

Para el director gerente del Hospital, César Téllez, este reconocimiento supone un impulso para continuar trabajando “comprometidos con la ciudad y con la calidad en la prestación de nuestros servicios, que no se concibe sin la humanización de los cuidados, que viene acompañando a nuestra institución como elemento diferenciador en sus casi cinco siglos de historia”.

En este sentido, subraya que tanto la labor asistencial como social que el centro de la Orden Hospitalaria realiza en la ciudad no es más que el reflejo del legado de San Juan de Dios y su impulso evangelizador, “que tan presente estuvo en el Hermano Bonifacio Fernández, una figura crucial en los inicios de la Orden en Córdoba”, así como de la confianza de los ciudadanos en su actividad.El Hospital San Juan de Dios de Córdoba ha recibido la Medalla de la Ciudad de Córdoba por “los valores de solidaridad y trabajo en beneficio de los ciudadanos”que ha demostrado en los 85 años de historia del centro en Córdoba, según reza en el acuerdo plenario del 30 de julio en el que se acordó esta distinción.

85 años de historia

Aunque la presencia de la Orden Hospitalaria en la ciudad se remonta al siglo XVI, los orígenes del actual Hospital San Juan de Dios se hallan a finales de 1934, cuando se creó el Hogar Clínica San Rafael. En él jugó un inestimable papel el Hermano Bonifacio Fernández,quien desarrolló una ardua labor limosnera en pro de los niños con secuelas de la polio y enfermedades oseas diversas que se atendían en el centro.

Con la desaparición de estas enfermedades y la llegada de numerosos avances médicos y tecnológicos, ya en los años 60, el centro hospitalario comienza a transformarse y adaptarse a las necesidades de la población cordobesa. Desde entonces, y tras sendas reformas y ampliaciones, la última inaugurada en 2014, el San Juan de Dios se ha consolidado como un hospital general que presta servicio en una treintena de especialidades médico-quirurgicas, con las que la institución vela por la salud de los pacientes en todas las etapas de la vida.

En los últimos años, el crecimiento del Hospital ha sido exponencial, no solo a nivel asistencial, con la ampliación de la cartera de servicios, sino también a nivel social, con el incremento de la demanda y los programas de actuación de su Obra Social ‘Hermano Bonifacio’, que recientemente ha incorporado una línea de apoyo específico a la infancia ‘Los menores, los primeros’, que se suma a los diferentes proyectos con los que se trabaja para cubrir las necesidades básicas de alimentación, vivienda e higiene de las familias más vulnerables.

 

19/10/2020 - 11:07 General

La Universidad de Sevilla, entidad coordinadora del proyecto europeo TEC-MED, ha presentado, junto a la Orden de San Juan de Dios y el Ayuntamiento de Sevilla, el modelo TEC-MED, un modelo pionero de atención socio-éticotranscultural
para las personas mayores dependientes y/o en riesgo de exclusión social, centrado en la atención integrada y en brindar asistencia coordinada, proactiva, multidisciplinar a la población mayor.


El proyecto europeo TEC-MED ha desarrollado un modelo de “atención perfectamente coordinado que responde a todas las necesidades y preferencias del paciente, desde una perspectiva holística, con una visión enfocada en la persona, que la incluya en el proceso de atención”, ha explicado la coordinadora del proyecto y directora del Departamento de Enfermería de la US, Ana María Porcel Gálvez, quien también ha recalcado la importancia de este modelo en estos momentos de pandemia por la COVID-19: “El cambio en el modelo asistencial para las personas mayores, frente a la crisis sanitaria, es vital. Debemos alcanzar un cambio en el paradigma y lograr dignificar la vida de las personas mayores. Desde TEC-MED estamos contribuyendo a hacerlo posible gracias al desarrollo y elaboración del modelo TEC-MED en el que han contribuido más de 350 personas, profesionales expertos del ámbito de la atención y el cuidado asistencial de la Cuenca del Mediterráneo”.

Durante la presentación, se ha insistido en la necesidad de poner en práctica el modelo TEC-MED “ofrecemos nuestro modelo a instituciones públicas y privadas que quieran dar ya respuesta a esta crisis sanitaria que ha perjudicado tan gravemente a las personas mayores. Brindamos nuestro modelo asistencial a todas aquellas entidades que estén interesadas en dar un cambio a un sistema caduco y que no dignifica a la persona mayor”, ha subrayado la coordinadora.

El proyecto está integrado por 6 países (España, Italia, Grecia, Túnez, Líbano, Egipto), 10 socios y 6 entidades asociadas. En España, las instituciones asociadas son el Ayuntamiento de Sevilla y la Orden de San Juan de Dios.

16/10/2020 - 08:07 General

El área de Desarrollo Solidario lanza, por primera vez, una memoria audiovisual en la que se recoge la labor que llevan a cabo con personas en situación de vulnerabilidad en Andalucía, Canarias, Extremadura y Madrid.


La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la Provincia Bética, que es el territorio correspondiente a las comunidades de Andalucía, Canarias, Extremadura y Madrid, la Orden ha mejorado las condiciones de vida de 56.672 personas a través de más de 255.000 atenciones. Así lo anuncia la institución a través de la ‘Memoria Audiovisual de actividad 2019’ que ha lanzado el área de Desarrollo Solidario  para dar a conocer de una manera muy visual la labor que llevan a cabo con personas en situación de vulnerabilidad.

El director del área de Desarrollo Solidario de San Juan de Dios en este ámbito, Ignacio Romero, ha destacado que “Todo ello es posible gracias a las aportaciones de casi 9.000 socios y donantes, a la colaboración de entidades públicas y privadas, y al compromiso de los 1.248 voluntarios que invierten su tiempo y esfuerzo en ayudarnos a ayudar”.

La Orden de San Juan de Dios es una organización dedicada a la atención sanitaria y sociosanitaria en multitud de ámbitos, y en todos ellos interviene también su Obra Social. Concretamente, en su dedicación a los mayores, él área de Desarrollo Solidario becó 24.000 estancias en residencias, llegando a cofinanciar el 19 por ciento de sus plazas. En el ámbito de la atención a personas con discapacidad, en 2019 se empleó a 90 personas con discapacidad en los dos centros especiales de empleo que tienen en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) y Ciempozuelos (Madrid), y se desarrollaron 39.845 sesiones de rehabilitación y 8.111 sesiones de hidroterapia. Además de ello, se impulsaron proyectos de inserción laboral, se becaron estancias en sus centros de atención especializados, se fomentó la inserción social de estas personas en pisos de integración y se llevaron a cabo sesiones de musicoterapia, talleres ocupacionales y campamentos de verano.

En él ámbito de la exclusión social, San Juan de Dios atendió a 38.407 personas durante todo el año. Solo en el programa de alimentación, entregó 20.378 lotes de alimentos en los economatos de Jerez de la Frontera (Cádiz), Almendralejo (Badajoz), Servicios sociales de Sevilla, centro de Ciempozuelos y Hospital de Córdoba, lo que supone más de 266 toneladas de comida. Asimismo, ofreció 84.201 comidas en los comedores sociales que tiene en Sevilla, Granada y Ciempozuelos (Madrid).  Además, realizaron 10.552 atenciones a personas sin hogar y procuraron 12.808 estancias para este colectivo. En cuanto a la vulnerabilidad en el ámbito de la infancia, se ofreció atención directa a 5.010 niños, con los que se realizaron intervenciones como las 2.997 para ayudas de material escolar o las 1.198 en ayudas para la higiene.

El director del área, Ignacio Romero, ha explicado que los datos que se exponen en esta memoria recogen la labor social atendida por la institución, reflejo de las necesidades que padecen los colectivos más vulnerables en los territorios en los que se encuentra la Orden, situación que se está viendo agravada este año por la crisis social y económica que están sufriendo muchas familias a causa de la pandemia.

El área de Desarrollo Solidario San Juan de Dios se dedica también a la Cooperación Internacional en colaboración con la ONGD Juan Ciudad de la propia institución, así como a la sensibilización, trasladando a la sociedad la situación de vulnerabilidad y pobreza que viven muchas personas en España. En este ámbito, la Orden trabajó el pasado año con 228 centros educativos y 10.000 alumnos, a través de 375 sesiones y talleres con los que pretenden “acercar estas realidades a los niños y jóvenes para promover la sensibilización y desencadenar movilización ante estas desigualdades, porque el compromiso con estos colectivos tienen que fomentarse desde la infancia, a partir de la educación, con la transmisión de valores que promuevan la cooperación social y la colaboración ciudadana para asentar nuestro bienestar propio en el bienestar general de nuestra sociedad”, explica Romero.

La necesidad del compromiso social

“Lo importante es la toma de conciencia individual y colectiva de las situaciones de pobreza, exclusión social y estigmatización que sufren muchas personas, y ser capaces de movilizar recursos que nos ayuden a caminar hacia una sociedad más justa y solidaria” explica Ignacio Romero, que continúa subrayando que “el área de Desarrollo Solidario de la Orden recoge ese potencial social y lo canaliza hacia la ayuda más necesaria, focalizando esos esfuerzos, también, en el acompañamiento hacia la elaboración de un proyecto de vida solvente para las personas que más lo necesitan”.

El área de Desarrollo Solidario de la Orden recauda fondos para su Obra Social a través de la web www.estumomento.org  y mantiene abierta su convocatoria de captación de voluntarios, que pueden solicitar información sobre cómo ayudar en www.sjd.es
 

14/10/2020 - 07:12 General

La crisis sanitaria actual ha puesto de manifiesto la relevante labor que realiza el personal sanitario especializado en la fase final de la vida de los pacientes.

El Hospital San Rafael, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Granada, y que cuenta con una amplia trayectoria en cuidados paliativos, destaca, más aún en esta situación de pandemia, la importancia de la atención de los profesionales de esta especialidad para garantizar una atención plena a los pacientes más vulnerables que requieren estos cuidados.

Según el equipo de especialistas, esta situación de crisis sanitaria actual ha puesto aún más de manifiesto la importante función que realiza este tipo de cuidados para la mejora del confort y el bienestar tanto en pacientes como familiares en el final de la vida de éstos. “La importancia real para estas personas y para sus familias, es sentirse acompañadas por un equipo que va a dar respuesta a sus problemas de salud, a sus problemas emocionales, e incluso a sus problemas espirituales. Un equipo de profesionales que no los van a abandonar, que continuarán con ellos hasta el final” explica el responsable asistencial de cuidados paliativos del Hospital San Rafael, Carlos Romero. “Esto da al paciente y a su familia una tranquilidad dentro del drama que es conocer la enfermedad y su progresión”.

La aplicación de los cuidados paliativos no es exclusiva en el tramo final de la vida de los pacientes, sino que pueden ofrecerse desde mucho tiempo antes, solapándose incluso con los tratamientos activos de la enfermedad, y en situaciones de complejidad.  Por ello, no solo son necesarios en personas que padecen cáncer que no tenga tratamiento curativo (34 por ciento), sino también en pacientes con enfermedades cardiovasculares (38,5 por ciento), afecciones respiratorias crónicas (10,3 por ciento), VIH/SIDA (5,7 por ciento), diabetes (4,6 por ciento). Además, desde esta especialidad se atienden a otras patologías como son la insuficiencia renal, enfermedades hepáticas crónicas, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, artritis reumatoide, enfermedades neurológicas, demencia, anomalías congénitas o tuberculosis resistente a los medicamentos, entre otras.

En lo que llevamos de 2020, la unidad de cuidados paliativos del Hospital San Rafael ha atendido a un 15% de pacientes que han necesitado este tipo de atención. Dato que se ha mantenido estable desde el comienzo de la pandemia, no viéndose afectado ni disminuido por otros factores referentes a la crisis sanitaria actual. “Desde el pasado mes de marzo en el que se decretara el Estado de Alarma, este hospital ha seguido atendido a pacientes y familias que, independientemente de la COVID-19, estaban viviendo una situación de gran complejidad y que merecían la atención más profesionalizada y de la calidad, pero siempre desde la calidez, y desde una filosofía asistencial basada en la humanización y el respeto”, explica Romero.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), reconoce los cuidados paliativos como “el enfoque que mejora la calidad de vida de pacientes y familias que se enfrentan a los problemas asociados con enfermedades amenazantes para la vida, a través de la prevención y alivio del sufrimiento por medio de la identificación temprana e impecable evaluación y tratamiento del dolor y otros problemas, físicos, psicológicos y espirituales”; y que incluso siguen contribuyendo en los procesos de duelo. Una importante función por la que la OMS incluyó un apartado específico en el que recomienda que los Estados contemplen los cuidados paliativos como parte de la respuesta del sistema de salud a la pandemia dentro de su resolución de <<Respuesta al Covid-19>>.

El Hospital San Rafael es referente en este tipo de atención en toda la provincia de Granada y cuenta con un amplio equipo especializado que trabaja diariamente para velar por el bienestar de las personas que se encuentran en esta situación. “Nuestra responsabilidad es dar una atención integral a cada paciente de manera continua en el tiempo, para mantener su autonomía y su dignidad más allá de su esperanza de vida”, explica el responsable asistencial de la unidad de cuidados paliativos del Hospital San Rafael, Carlos Romero. “Se necesita el enfoque humanizador de los cuidados paliativos para garantizar que se atienda a los más vulnerables y aislados, que se les escuchen sus miedos y preocupaciones, y también sus esperanzas”.

Dentro de las acciones que llevan a cabo los profesionales del área de cuidados palitativos se encuentran aquellas que recogen aspectos biomédicos, psicológicos, sociales y espirituales, para contribuir al mayor bienestar de los pacientes y sus familiares para vivir tan plenamente como sea posible hasta el fallecimiento.“Para los familiares de pacientes en cuidados paliativos, lo importante para ellos es tener ese punto de referencia que no solo es saber que el médico vendrá a ver al paciente, o que la enfermera vendrá a curarlo, o que la psicología nos hará recomendaciones, o que la trabajadora social me resolverá otro tipo de problemas; sino que todos ellos le ayudarán en las consultas que les haga, escucharán sus incertidumbres, y saber que estarán cuando los necesite, no solo cuando acudan a su vista programada“, comenta el profesional del Hospital San Rafael.

Para responder a las necesidades de estos pacientes, el Hospital San Rafael cuenta con un completo equipo con formación especializada -como Máster Propio en Cuidados Paliativos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios-, que comprende a profesionales de la medicina, la enfermería, auxiliares, psicólogos, trabajadora social, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y un área de acompañamiento espiritual que incluye la ayuda de voluntariado de apoyo en la asistencia.
 

06/10/2020 - 07:25 General

Desde esta área  se atiende a las personas ingresadas y a sus redes sociales más próximas para que la enfermedad no sea motivo de pérdida de calidad de vida, de discriminación o marginación social.

El Hospital San Rafael, perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ha reforzado su área de Trabajo Social para optimizar la atención en el proceso de hospitalización del paciente debido a la situación social actual.

En este sentido, el departamento ha intensificado su intervención con las familias a través de sesiones orientadas a conocer de manera más individualizada la situación previa del paciente, lo que repercute de manera directa en una gestión del alta más plena para contribuir a una mayor autonomía del paciente, pero con apoyo constante de su entorno: “En los últimos meses hemos detectado un aumento de preocupación por parte de los pacientes, que ante la situación que estamos viviendo, están sintiendo más impotencia a la hora de gestionar sus necesidades sociales de manera directa”, asegura la responsable del área de Trabajo Social del Hospital San Rafael, Beatriz Baena. “Por ello, estamos apostando por una mayor integración de su entorno familiar, no solo para poder orientarlos y que conozcan sus recursos, sino también para que puedan aumentar sus capacidades y herramientas de apoyo interpersonal para fomentar la confianza de su ser querido y, por tanto, su autonomía”.

La situación económica derivada de la crisis sanitaria está conllevando un aumento del perfil de pacientes hospitalizados con connotaciones sociales o con problemática asociada al alta hospitalaria que no disponen de capacidad para poder cubrir necesidades como el coste de un cuidador privado o de un recurso asistencial. Situaciones por las que este equipo especializado realiza una labor transversal diaria en todas las etapas del paciente desde su ingreso hasta su adaptación a la salida: “Tenemos la ventaja de contar con un equipo que desde el primer momento desarrolla un plan de intervención completo. Esta coordinación nos permite potenciar tanto sus propias capacidades y recursos tanto emocionales como materiales, además de ofrecerles el apoyo necesario para encontrar respuestas a sus necesidades de futuro” comenta Baena.

A partir del estudio, diagnóstico y tratamiento sociosanitario, desde el área de Trabajo Social hospitalario que constituye una pieza fundamental en los centros de San Juan de Dios, se atiende a las personas ingresadas y a sus redes sociales más próximas, para que la enfermedad no sea motivo de pérdida de calidad de vida, de discriminación o marginación social. “Realizamos un abordaje global - físico, emocional, social, laboral, del entorno...- para ayudar a aliviar el sufrimiento del paciente y sus seres queridos en una situación tan delicada como es la hospitalización“, explica la trabajadora social.

Así, el equipo de trabajo social del Hospital San Rafael realiza una tarea integral desde la detección a la derivación especializada en colaboración interdisciplinar gracias a un exahustivo trabajo en equipo y coordinación a todos los niveles, que permite incluso una continuación de la atención del paciente más allá del centro a través del seguimiento tras el alta hospitalaria. “Nuestra función es hacer de soporte real en la búsqueda de recursos, informar y orientar a las unidades familiares en cuanto a la nueva situación del familiar enfermo durante y después de la hospitalización, apoyo al final de la vida,  o de ser el caso, sepelio… Ya exista una situación de riesgo social o no”, asegura la responsable del área del Hospital San Rafael.

Durante esta crisis sanitaria, la labor del trabajo social del centro de la Orden Hospitalaria ha sido aún más relevante si cabe ya que ha sido la encargada de asistir a los pacientes a pie de cama para aliviar la situación de soledad que están viviendo con la restricción de visitas para velar por su seguridad. “El paciente hospitalizado necesita sentir que no está solo durante el proceso de la enfermedad. Durante la pandemia en este hospital hemos reforzado la plantilla de profesionales para poder apoyar aún más si cabe al enfermo”, afirma la profesional.

Según Beatriz Baena, la situación de la COVID-19 ha hecho que el miedo esté cambiando la vida de pacientes y familiares por temor al contagio en una situación de enfermedad previa, pero “su vida debe de continuar su curso y para eso estamos nosotros, para ofrecerles la ayuda y las herramientas desde la Hospitalidad para hacerlo de la mejor manera posible”.

 

Páginas