Noticias

10/12/2020 - 07:07 General

Los Servicios Sociales de San Juan de Dios en Sevilla y Mercadona han renovado su acuerdo mediante el que el supermercado donará diariamente alimentos de primera necesidad a la Orden Hospitalaria para el comedor social de la calle Misericordia, que actualmente entrega diariamente menús a sus usuarios y lotes de alimentos a las familias.

Mercadona viene prestando esta colaboración al comedor social San Juan de Dios desde hace tiempo, y la firma de este acuerdo viene a reforzar los lazos entre ambas instituciones en su compromiso de atención a familias que atraviesan una situación de vulnerabilidad, pobreza o exclusión social.

El Comedor Social recibirá de Mercadona productos fundamentalmente frescos muy necesarios, ya que, generalmente, las campañas de donaciones proveen al comedor de alimentos no perecederos, lográndose almacenar conservas, leche y legumbres, quedando al descubierto los alimentos frescos. Con esta iniciativa, se resuelve buena parte de estas carencias, algo fundamental en dispositivos sociales que ofrecen programas de garantía alimentaria.

El director de los Servicios Sociales de la Orden Hospitalaria, Ignacio Romero, ha expresado su gratitud ante esta iniciativa, porque “para la sostenibilidad de nuestros programas sociales y poder seguir ayudando a quienes más lo necesitan es fundamental contar con el compromiso de grandes empresas como Mercadona. En nuestra estrategia de búsqueda de recursos es una prioridad ir estrechando lazos con la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas y firmas como las de este convenio son un paso en la buena dirección, con el objetivo último de seguir mejorando la calidad de vida de las personas en situación de pobreza o exclusión social.”

El Comedor Social es uno de los programas que se ofrecen en los Servicios Sociales San Juan de Dios de la calle Misericordia, en Sevilla, y está destinado a personas que se encuentran en situación de exclusión social o riesgo de estarlo. Desde que abriera sus puertas, hace ahora una década, el centro ha ido diversificando sus programas de asistencia, sumando el de entrega de alimentos a familias, ropería, duchas, peluquería.

Desde octubre a esta parte, los servicios de comedor y entrega de alimentos han visto triplicada su demanda, que sigue creciendo cada día como consecuencia de la crisis socio-económica desatada a raíz de la pandemia.