Mensaje del Hno. Amador Fernández, Superior Provincial

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que tuvo su origen en la primera mitad del siglo XVI en Granada, mantiene desde entonces una presencia ininterrumpida en España. La firme voluntad de servicio a las personas y a la sociedad caracterizan esta trayectoria histórica, que tiene como seña de identidad la Hospitalidad. A lo largo de estos siglos, la Hospitalidad que da nombre e identifica a la Institución ha desplegado un extraordinario dinamismo, recreándose en cada tiempo para dar respuesta a las necesidades de las personas más vulnerables.

Las estructuras que han posibilitado este largo camino de Hospitalidad han ido variando en el devenir histórico, orientándose siempre al servicio de la misión carismática que la Orden tiene encomendada. Tras un proceso de reflexión, con amplia participación de toda la Familia de San Juan de Dios, las tres Provincias de la Orden en el territorio español dan paso a una nueva realidad: la Provincia San Juan de Dios de España. Avanzando en la Hospitalidad que nos une, este es el lema que nos ha guiado en el proceso, como expresión de la fuerza de la Hospitalidad y de su capacidad para generar nuevas estructuras de servicio y apoyo a las personas. El nuevo espacio carismático se constituye integrando el pasado y el presente de nuestra Institución, organizándonos mejor para mejor servir, reforzando así la identidad común y la misión de la Orden Hospitalaria.

Con la ilusión de construir algo nuevo, que se apoya en sólidos cimientos, los Hermanos de San Juan de Dios y los Colaboradores queremos proyectar un futuro cargado de esperanza. Al inicio de esta nueva etapa, reforzamos nuestro compromiso en los diversos ámbitos de actuación de la Orden, con voluntad de mantener y establecer alianzas con personas, instituciones y entidades, tanto públicas como privadas, en el amplio espacio de los valores e ideales compartidos.

San Juan de Dios, desde su profunda experiencia espiritual y su testimonio radical de entrega al servicio de los demás, es la figura que guía y orienta nuestro camino de Hospitalidad. En él encontramos permanente inspiración para generar nuevos proyectos y renovar nuestras estructuras, en fidelidad creativa a los orígenes carismáticos de la Orden, vinculados a una historia de la que nos sentimos deudores, y con el compromiso de seguir recorriendo juntos el camino de la Hospitalidad.