La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León visita el centro San Juan de Dios de Valladolid

13 marzo 2024

La integración de las personas con discapacidad en el mercado laboral es una de las apuestas decididas de la Junta de Castilla y León, al ser uno de los mecanismos más efectivos para promover la igualdad de oportunidades. Una de las vías para lograr que este colectivo encuentre un puesto de trabajo son los itinerarios personalizados de empleo, mediante los cuales se prepara a los participantes para que afronten todo el proceso de manera individualizada.

Esta incorporación real y efectiva del colectivo al empleo es uno de los objetivos prioritarios del presidente del Ejecutivo autonómico, Alfonso Fernández Mañueco, a través de la cual se pretende garantizar un futuro a las personas con discapacidad, ya que se les ofrecen alternativas viables para que puedan desarrollarse de manera autónoma. Precisamente, la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, ha visitado hoy uno de los centros con los que cuenta la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Valladolid. Concretamente, el primero de España en centrar su actividad en la atención a las personas con discapacidad intelectual, que inició su actividad en este ámbito en 1960.

Ha estado acompañada por el gerente del centro San Juan de Dios, José Vicente Farpón, y la directora territorial de Centros, Elena Urdaneta.

En estas instalaciones tienen lugar los itinerarios personalizados de empleo que realiza la entidad en colaboración con la Junta de Castilla y León, que en 2023 contó con 60 participantes y de los cuales diez lograron un puesto de trabajo. Una inserción laboral que se refuerza con el centro especial de empleo que posee la entidad y en el que trabajan 17 personas con discapacidad. Pero es que, además, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y la Orden Hospitalaria colaboran en el mantenimiento de tres de sus centros ocupacionales, en los que 204 plazas de un total de 276 están sujetas a esta colaboración económica a través de 1,5 millones de euros. Los participantes reciben formación en diferentes sectores, como jardinería, carpintería o cerámica, entre otros.

El gerente del centro San Juan de Dios, José Vicente Farpón, ha valorado muy positivamente el incremento de los presupuestos para este 2024, «un incremento que es muestra del compromiso de la consejería con la calidad de los servicios sociales que prestamos las entidades colaboradoras y que sin duda redundará en una mejora y personalización de los apoyos que en nuestro caso damos a las personas con discapacidad intelectual».

Sin embargo, el centro vallisoletano ‘San Juan de Dios’ también destaca por sus programas de apoyo a la vida independiente de los miembros de este colectivo, en evidente consonancia con la recién aprobada Ley de Apoyos al Proyecto de Vida de las Personas con Discapacidad en Castilla y León. Una norma que coloca al individuo en el centro de la toma de decisiones de su propio porvenir y que asegura los apoyos necesarios durante todas las etapas de su vida, ofreciendo garantía de tranquilidad tanto a ellos como a sus familiares, incluso cuando estos falten.

En este sentido, la Orden dispone de una red de once viviendas en la provincia de Valladolid que, con los apoyos profesionales necesarios, son una sólida opción para que las personas con discapacidad puedan independizarse y vivir de manera plena, autónoma y en comunidad. Además, constituye una forma de demostrar tanto a sus familiares como a ellos mismos que pueden vivir solos, desarrollar sus proyectos de vida y tener un futuro estable cuando esos familiares ya no estén. Todo ello se completa con la oferta de plazas residenciales —116 en tres centros de Valladolid— y los programas de fomento de la autonomía personal a través de nuevas tecnologías y los de apoyo al descanso de familiares.

Así, la Junta de Castilla y León y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios comparten los mismos objetivos de bienestar e independencia de las personas con discapacidad, por lo que mantienen una estrecha colaboración en muchos de los ámbitos en los que trabaja la entidad. Una relación que asciende a 10,1 millones de euros, de los cuales, más de la mitad —5,4 millones— van destinados, precisamente, a la atención de la discapacidad, tanto en residencias, centros de día o viviendas como en los itinerarios personalizados de empleo.

No obstante, también existe un trabajo conjunto por valor de 4 millones de euros en el ámbito de los cuidados a personas mayores y dependientes en la atención residencial en Valladolid y en Palencia y en adicciones, a través de 700.000 euros para financiar el Centro Ambulatorio de Asistencia a Drogodependencia de Valladolid —que en 2023 atendió a 340 personas— y la palentina Comunidad Terapéutica —que hizo lo propio con 89 usuarios—.