La Fundación Instituto San José acoge por primera vez un voluntario de un centro europeo de la Orden de San Juan de Dios

    2 julio 2024

    Ladislas de la Rochère es un joven francés de 17 años que ha querido compartir una experiencia de voluntariado en San Juan de Dios en la Fundación Instituto San José, en Madrid, durante el mes de junio. Es hijo de una educadora del Centro Lecourbe de San Juan de Dios en París, un centro que atiende personas con discapacidad motora y pluridiscapacidad para adultos y niños.

    Esta iniciativa ha sido promovida y coordinada por el Área de Solidaridad y el Departamento de Voluntariado de la Provincia España, en consonancia con las líneas estratégicas del Capítulo General de 2019, que promueve el facilitar experiencias de voluntariado entre los diferentes centros de la Orden en Europa.

    Ladislas ha convivido con la comunidad de Hermanos de la Fundación Instituto San José, acompañado por el Superior Hermano Eduardo Ribes. Durante las mañanas, coordinado por Efrén García, responsable del voluntariado del centro, ha realizado su colaboración en el Colegio de Educación Especial, apoyando la labor de los educadores y terapeutas en el desarrollo de las actividades educativas, de ocio y tiempo libre, como excursiones y fiestas de fin de curso.

    También lo ha compaginado con labores en el Centro de Día de personas con discapacidad física realizando acompañamiento en talleres y actividades lúdico deportivas. El mercadillo de verano y las salidas a museos de Madrid han involucrado a este joven francés a practicar el español activamente con los usuarios de la Fundación, que le han ayudado a mejorar su aprendizaje del idioma.

    El joven valora este mes como “una gran experiencia”. Cuenta, además, que lo que más le ha llamado la atención ha sido la cantidad de actividades que se organizan para los usuarios, contando con su parecer, con sus gustos y sus inquietudes. También ha destacado que se ha sentido muy acogido por todos, Hermanos, trabajadores, y otros voluntarios, con los que ha hecho muy buena amistad y les ha emplazado a que le visiten en París. Como anécdotas, le ha sorprendido la cantidad de variantes de “la sopa de tomate que hay en España”, es decir, “de gazpachos” y que el “queso no lo coman con pan, antes del postre”.