San Juan de Dios celebra su 450 aniversario con una exposición sobre el origen de sus señas de identidad contadas a través del patrimonio

25 abril 2022

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que celebra este año el 450 aniversario del inicio oficial de la institución como Fraternidad Hospitalaria, conmemora esta fecha con la exposición temporal ‘LICET EX DEBITO. 450 años fieles a la hospitalidad de Juan de Dios’, sobre el origen de sus señas de identidad contadas a través del patrimonio histórico, artístico y cultural.

Así, con motivo de este hito clave en su historia que parte del otorgamiento de la primera Bula Papal por parte de la Santa Sede en 1572, el Archivo-Museo San Juan de Dios ‘Casa de los Pisa’ ha inaugurado esta muestra carismática que tendrá lugar hasta el 15 de octubre, y que alberga piezas únicas que contribuirán a que los visitantes puedan ahondar en la altura de aquel momento histórico que vivieron los hermanos y que marcaría la idiosincrasia de la Orden.

La pieza central de la exposición es la original Bula papal Licet ex débito, que se encuentra de manera permanente en la ‘Casa de los Pisa’ y que ahora se enaltece aún más, gracias a la contextualización y acompañamiento de otras obras que favorecen la narrativa de su historia para una mejor comprensión de su trascendencia.

Image Alt

La muestra está articulada para que el visitante disfrute del relato expositivo trenzado con elementos de gran calado histórico y simbólico, en una exquisita conjugación de museología y museografía para el deleite de aquellos que quieran profundizar en la historia.

La primera parte de la muestra está dedicada a comprender a Juan de Dios como fundador carismático de la Orden. Para ello, se han seleccionado tres exclusivas piezas como son un retrato de San Juan de Dios limosnero, y representado con un saco, en vez de la capacha y lo que da pistas de su posible procedencia americana, al ser ésta una representación típica de la pintura cuzqueña; un bellísimo boceto del Santo abrazando a un necesitado, cuyo autor es Julià Morancho, en el propio cuaderno de bocetos del mismo; y, por último, la obra titulada ‘La muerte de Juan de Dios’ del célebre pintor granadino, Manuel Rivera, destacado exponente de la vanguardia española y creador del movimiento ‘El Paso’.

Por otro lado, encontramos en esta parte de la exposición una talla que destaca por la representación de Juan de Dios desde su figura de fundador, a través de la inclusión del crucifijo, de una casa -cuya simbología hace referencia a su papel fundacional-, y una pequeña reliquia que nos muestra su cercanía con nosotros.

Acto seguido, se aborda como proemio el vertiginoso crecimiento de la Orden a través de la bandera de la hospitalidad desde Granada hasta Madrid, Lucena y Córdoba. A través de diferentes documentos y obras de cada uno de estos puntos geográficos vinculados a la Orden, se cuenta el contexto de los primeros Hermanos antes de solicitar la Bula. En este sentido, los documentos resaltan su pobreza por la guerra de los moriscos y la consiguiente merma de limosnas. A pesar de este panorama social, ya comienzan a florecer los primeros seguidores de Juan de Dios y sus discípulos en otros puntos de la geografía, que portan el hábito parduzco, sinónimos de humildad y pobreza como representa el artista Frutos de San Pedro. Además, encontramos el documento en el que se acredita el traslado de Antón Martín de su primitivo enterramiento ajeno a la Institución, al Hospital de Antón Martín, que fundara como miembro de la Orden, y un privilegio real en el que ya se concede a los Hermanos, la explotación de unas tierras en Córdoba para bien de los más necesitados.

Como pieza referente de la exposición, además de la Bula Papal Licet ex débito, encontramos el retrato de Rodrigo de Sigüenza, Superior de la Orden en la época, quien desde su sabiduría advirtió la amenaza tras el interés puramente económico en la Orden de otras órdenes coetáneas y quien supo ver el peligro real que corría el carisma juandediano con esta compleja realidad latente. De este modo, Sigüenza sería el que, con excelente criterio, pone orden y hace la súplica a Roma para pedir la independencia. Por este motivo, en este lienzo se le representa portando la Bula con el sello pontificio y el bastón.

Esta magnífica obra se ha acompañado de la primera traducción del documento, como pidiera expresamente el papa Pío V, para su plena divulgación. Este documento destaca, además, por contener la primera representación que conocemos de San Juan de Dios a través de una xilografía en la que aparece representado descalzo, descaperuzado, con la capacha al hombro y orando.

Señas de identidad

En este punto, la exposición hace un recorrido por las cinco cuestiones claves a destacar recogidas en la Licet ex débito y que marcarán la evolución institucional de la Orden tal y como la conocemos hoy:

1. Licencia para pedir limosna, a través de un lienzo de Juan de Sevilla de San Juan de Dios limosnero representado con la capacha y el bastón.

2. La declaración expresa de acogerse a la regla de San Agustín, con un imponente busto relicario de San Agustín tallado en plata, más un ejemplar impreso de las primitivas constituciones de San Juan de Dios en italiano.

3. El consentimiento de ordenación de Hermanos como sacerdotes para el servicio religioso, reforzando así esa dimensión espiritual del servicio hospitalario. Este punto se aborda a través del frontal de altar de Tomás Ferrer y los principales elementos de la liturgia, como son la custodia, la crismera, el crucifijo, el cáliz y la patena, las vinajeras y el portaviático.

4. La dependencia directa de los Hermanos del Arzobispo, representado por un báculo y una mitra vinculadas a la solemnidad episcopal.

5. La declaración expresa de no intromisión ajena a la Institución en la gestión del Hospital San Juan de Dios, marcando precedente para los centros venideros. En este punto, la exposición nos ofrece el primer libro de hacienda del Convento Hospital de Lucena (Córdoba), libro de cuentas que data del año de 1796. Además, expone también un grabado con su respectiva plancha que representaron la concesión de la Bula en Roma unido a la imagen simbólica de San Juan de Dios lavando a los necesitados de Cristo. Este grabado fue utilizado posteriormente para ilustrar el primer libro de historias de la Orden a principios del s. XVIII escrito por el Padre Santos, historiador más antiguo que se le conoce a la Orden.

Para finalizar la muestra, la institución propone una última parte que invita a la reflexión sobre la importancia de dar continuidad a este carisma hospitalario preservado durante siglos a través de la transmisión y divulgación de las señas de identidad como institución, partiendo de la responsabilidad de todas las personas que forman parte de esta Orden Hospitalaria. Con esta intención, la exposición culmina con una magnífica y significativa obra que representa el árbol genealógico de la Orden, en cuya base se encuentra a Rodrigo de Sigüenza en el momento de la súplica al papa Pío V para la concesión de la Bula, germen desde donde parte el árbol que une a San Juan de Dios y a Cristo, y de cuyas ramas germinan los frutos representados por aquellas primeras personas que creyeron en la importancia de la hospitalidad y consagraron su vida a ello, los primeros hermanos.